martes, 6 de diciembre de 2011

Miedo


Cuando eres pequeño te da miedo alguna calle oscura,  que te cojan el último a la hora de hacer los equipos de futbol,  o tienes miedo de que la escusa de que porque llegaste tarde no sea demasiado creíble. O que tus abuelos mueran,  Cuando vas creciendo tienes miedo de que la chica que te guste no te hable en clase o de suspender el examen de matemáticas. Sigues creciendo y con el tus miedos como por ejemplo volver a suspender el practico o que tu pareja te deje, o que los amigos de siempre y tu ya no seáis los mismos. Otro día tienes miedo de que no te cojan en el trabajo y si te cogen en el trabajo tienes miedo a quedarte en el paro. A quedarte otro fin de semana sin salir, tienes miedo de que tus labios no besen otros labios, que nadie te diga te quiero, a que en tu cartilla del paro no quepan mas sellos que ponerle. Me levanto a media noche porque he soñado contigo y me entra miedo de no poder olvidarte de pensar de que contigo toque techo. A veces cuando vuelves del curso tienes miedo de que este tampoco sea el camino correcto de que si no estas perdiendo el tiempo en el gimnasio. Y entonces comprendes que el miedo al fracaso a fallar a no estar a la altura a no saber si este camino es el correcto el miedo de enamorarnos de olvidar de seguir adelante, comprendes que  el miedo  también te hace sentir vivo y entonces te entra un miedo nuevo, que es el miedo a no tener miedo porque descubres que el día que no tengas miedos será el mismo día que estará todo perdido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario