viernes, 22 de febrero de 2013

leyenda apócrifa de cuando la primavera venció al invierno


Hace hoy veinte años nació una gran persona de esas que uno no conoce en persona, pero cuando lees algo de ella en su blog te estremece hasta el ultimo pliegue del alma o cuando te menciona en el twitter te hace dejar lo que estés haciendo para leerlo y sacarte una sonrisa. Y me refiero a mi amiga Macarena que bueno aunque aun no la conozca en persona espero algún día tener la suerte de conocerla. Me parece una persona increíble llena de felicidad y llena de vida. Cada cosa que escribe es tan perfecto que parece como si ella fuera la guionista de una película de cine y pasaran las cosas como ella dice. Al principio de saber de su existencia hizo una lista de cosas que tenia que hacer el año pasado. Espero que haya cumplido si no todas mas de la mitad. Por lo menos que no se coma ya las uñas que tenemos veinte años señorita Macarena para comernos las uñas. Felicidades Macarena y gracias por llenar la última vida de este gato, eres insultantemente joven señorita. Y bueno aquí te dejo mi regalo.



Cuenta la leyenda apócrifa en ese sur infinito que no tiene fin de la península ibérica que la primavera cada año llegaba mas tardes a su cita anual que el invierno se hacia cada vez mas fuerte y mas frió y que a la primavera le costaba ganar aquella batalla de las estaciones. Y que los dioses del olimpo cada año intentaban algo nuevo para derrocar el frió. Entonces un año perdido en las noches del tiempo un veintidós de febrero mandaron a la península a una de sus hijas, tendría el nombre del barrio que en Sevilla cobija a la Esperanza, esa que en una madrugada de primavera cuando sale a las calles de su ciudad lo llena todo de su nombre. Por eso esa niña se llamaría Macarena. Sigue contando la leyenda apócrifa que cuando vino al mundo aquel veintidós de febrero, el invierno no tardo ni un mes en morir.

jueves, 21 de febrero de 2013

30 veces 30


 Bueno aquí estamos a esta altura del camino, hay que ver lo que hemos andando hasta llegar hasta aquí, miremos hacia atrás bueno no tenemos nada de lo que escribiste en aquel papel cuando cumplías veinte años. Ni Trabajo, ni novia, ni estas casado, no tienes un millón en el banco, ni estas independizado, tampoco hablamos ingles. Pero bueno por suerte tienes muchos sueños y muchos proyectos nuevos tienes cuatro títulos el Sevilla tiene cinco mas. Cierra los ojos un momento piensa en estos diez años atrás que oye te han partido el corazón dos veces cada una vez de una forma mas cruel que la anterior, la primera  por el MSN y otra se fue con uno de tus mejores amigos y es que hijo ya te lo he dicho muchas veces eres como el soldadito marinero de la canción “hay que ver que puntería, no te arrimas a una buena”. Pero sabes que te digo que no se merece ni que hoy ni nunca recuerde a ninguna de esas dos porque ¿sabes, que? a pesar de eso aquí seguimos con una sonrisa. Te has mudado una vez. De Trabajos bueno estamos donde empezamos en un bar pero bueno has montado pladur has trabajado en una fabrica de tapas de botes de cristal, de seguridad, de carga y descarga de concierto, de repartidor y seguro que alguno que otro se me olvida y que pronto muy pronto trabajaras de lo que quieres. Los amigos son casi todos nuevos porque durante este tiempo alguno te traiciono, otro te cansaste de ellos, otros se cansaron de ti, otros se fueron antes de tiempo. Pero bueno al cambio creo que has salido ganando con los que tienes ahora en el Centro, en Granada, en Madrid, en Málaga, en Estambul y demás sitios de la geografía. Hablando de cambio pesas menos que haces diez años, estas más fuerte que hace diez años, vale si tienes menos pelo que hace diez años ( joder siempre le tienes que buscar algo negativo a todo) . Tienes el coche que querías tener hace diez años, fuiste a Granada como ponía ese papel. Todavía no has ido a Praga ni a Salamanca pero bueno si todo esto y todo lo que ponía ese papel lo hubieras echo ya para que hubieras cumplido treinta años y los que quedan. Antes de despedirme te repito lo que te repito todas las mañanas cuando te levantas. Vámonos otro poquito y siempre de frente.  

lunes, 18 de febrero de 2013

Como siempre


Hoy te vuelvo a escribir en mi blog de nuevo aquí estas, siendo la protagonista de mis palabras y de este blog, si es que alguna vez dejaste de estar presente, detrás de cada palabra y de cada amanecer. Así que aquí estoy exprimiendo mi alma otra vez para ti, para decirte que sigo echándote de menos, desde aquel día que te volviste a tu ciudad te sigo esperándote en aquel portal donde tantos te quiero nos dijimos. Y si algún día mi suerte cambiara y bajaras de la Coruña para estar conmigo………. Pero si ese día no llega Sandrita, mientras me bebo una ultima copa recordare una a una las noches que me has querío.

lunes, 11 de febrero de 2013

La caja de Taracea


Hacia fría y llovía en esa oscura noche en Estocolmo, llevaba allí mas de medio año desde que la beca Erasmus la mando hacia allí apartándola de Granada. La verdad que no le había costado nada aclimatarse al cambio a pesar de que Estocolmo era cuatro veces mas grande que Granada, que no conocía el idioma ni nada de Suecia que no fuera el Ikea y que habían ganado el ultimo Eurovisión. Bueno no era lo único que conocía pero si lo que todo el mundo antes de marcharse le repetía hasta la saciedad. Esta tarde lluviosa y fría decidió de quedarse en casa pasando apuntes y estudiando mientras sus compañeras de piso tomaban café en cualquier calle del centro de la capital sueca. Bueno o eso debería de estar haciendo, pero la verdad que a lo máximo que llego fue abrir los libros, el cuaderno y un Pilot de color negro. Mientras pensaba en las razones que la empujo a coger aquella beca, porque se asfixiaba en aquella ciudad donde su relación con sus padres no era la mejor ni con sus amigas y no conseguía superar aquel varapalo que se llevo con aquel chico con el que se llevo cuatro años. Entro un momento a su cuarto para ponerse algo mas de abrigo y se quedo mirando aquella caja de taracea que le regalo su abuela para que tuviera algo de Granada, tampoco era ella muy patriota respecto a su ciudad ni nada de eso huía de los tópicos siempre. Ese fue otro de los motivos por el que no le costo marcharse de Granada. Pero bueno allí se quedo mirando aquella caja de taracea esa caja que tenia vacía y que sus amigas estaban antojadas todas de ella. En un momento la abrió y empezó a sonar los compases de Granada tierra soñada por mi ……… y de golpe sus ojos se llenaron de lagrimas por un momento volvió de la mano de su madre a una tarde de cruces allá por San Cristóbal, a sentir el dolor de pies después de una noche de marcha en Granada 10, a sentir los nervios de la noche de antes de subir a la sierra con sus primos y con sus padres a tener la necesidad de llamar a alguna amiga en una noche de verano para ir al paseo de los tristes….. Nunca una caja vacía estuvo llena de tantas cosas. 

viernes, 8 de febrero de 2013

Tu barrio


A veces paso por tu barrio aquel donde un día broto nuestro cuento de amor y a veces hasta el corazón se me acelera al pasar por aquel banco y siento aquello emoción que sentí cuando la primera vez te bese, niña de mi alma y aunque hace mas de diez que ese cuento acabo, quiero que sepas que siempre recordare nuestra pequeña gran historia de amor que dejamos escrito junto aquella reja.