viernes, 26 de marzo de 2010

A ti viejo amigo

Todos los años por esta fecha se repite el mismo rito, sacar todos los costales los pantalones de costaleros, la faja, las sudaderas y las camisetas. Y con ellos un costal mas pequeño, mi primer costal que nunca use pero que fue mi primer costal. Aquel que compre con 16 años porque quería tener mi propio costal, con el que pasee mil y veces las mesas del bar de mi padre cuando no había nadie. Y soñaba con ser costalero de mi virgen, ya ves viejo amigo hay sueños que todavía siguen siendo sueños y quizás sea mejor así para que por lo menos siempre nos queden sueños que soñar.
Pero hoy que gracias a dios soy costalero de muchos pasos, tu tienes que estar con los otros costales porque no me puedo olvidar de ti viejo amigo.
Sabes viejo amigo con costales como tu e conocido a los mejores amigos que jamás soñé con tener, la gente dice que los amigos que uno hace en la mili son amigos para siempre. Yo no hice la mili, pero gracias a los pasos e conocido amigos que se que son para toda la vida. Que quien sabe cuando pasen otros cuarenta años, y nos encontremos buscando a algún nieto o algún sobrino que como nosotros también soñó con ser costalero, y nos miraremos a la cara y nos daremos la mano o un abrazo como en tantas igualas como en tantas peleas cuando el paso aprieta y tienes la sensación de que vas a reventar. Y sabes que esta el al lado y sabes que el lo esta pasando mal como tu y lo escuchas apretar parriba verdad como cuando la calle cuna dice que aquí estoy yo.
Tampoco quiero olvidarme hoy de mi tío. Aquel que tenia un costal en sus cajones guardados aquel que en casa de mi abuelo. No paraba de mirar y de tocar, con el que me hice una foto con el puesto cuando tenia ocho años y me di una vuelta entera por la casa con el costal puesto. Es curioso la primera vez que salí de costalero, fue de esa casa a sacar el paso de la hermandad del barrio y no pare de dar vueltas hasta encontrar a mi tío para que me viera antes de salir de costalero. Me acuerdo que estaba tomando café y me miro con orgullo con una sonrisa de oreja a oreja. Ya podía irme tranquilo. Esta semana santa se que el que me buscaras serás tu desde el cielo otro año mas.
Se que este año será duro para mi. Este año no tendré a quien llamar en medio de un relevo o para que escuche la entrada o la salida, este año todo eso me lo guardo para mi. Para poder contárselo a alguien que lo quiera escuchar y se emocione conmigo y me diga bueno la próxima vez yo estaré contigo y no me tendrás que llamar.
Hoy si me permitís no quiero hablar del mundo turbio que hay debajo, la envidia la vanidad el politiqueo de eso no quiero hablar hoy de ellos.
Dejarme hablaros de ilusión, de aquella misma ilusión que tenia cuando veía de niño a los costaleros por la calle y me parecían superhéroes y yo soñaba con ser uno de ellos. De esa misma ilusión que le ves a los niños que se fijan en ti en un relevo y te miran con ilusión con ganas con una sonrisa de oreja a oreja y tu sonríes porque sabes que ese niño siente lo que tu sentías con su edad y parecía que ese momento nunca iba a llegar.
También quiero acordarme en especial volviendo al tema de los amigos de mi amigo falito. Este año también vendrás conmigo, como en cada paso como en cada día que te fuiste sin poderte despedir. Me acordare de ti y tu estarás conmigo como siempre. Por eso siempre estoy seguro de mi mismo porque se que cuando las fuerzas empiezas a estar justas tu vas debajo conmigo dispuesto a echarme una mano. Desde donde quieras que estés amigo que sepas que nos quedan muchos pasos por sacar.
Cuando llega el final de mis palabras, de este niño que paseaba las mesas del bar de sus padres. Que se ponía una toalla como si fuese el manto de una virgen, mientras arrastraba los pies a los sones de un antiguo disco del Arahal. Nunca pudo imaginar que viviría tantas sensaciones tanto buenas como malas, que hacen que todo esto merece la pena. Espero cumplir muchos años mas debajo de los pasos disfrutando. Y cuando esto llega a su final quiero darle las gracias a mis costales a los pasos por todos los amigos que e conocido por toda la gente que merece la pena………. Feliz semana santa a todos

miércoles, 24 de marzo de 2010

En la distancia

Era Martes Santo en Sevilla, un martes cualquiera en la ciudad de Sidney y se disponía a desayunar para irse a trabajar en Sevilla eran las ocho de la tarde, En Sidney poco mas de las seis de la mañana. Por primera vez en su vida, estaba lejos de su hermandad un martes santo. Lo que no pudo ni la varicela ni una gripe ni siquiera aquel año que se partió una pierna. Lo consiguió una multinacional que no entendía que era martes santos y ese día salía el Dulce Nombre. Se levanto con un nudo en la garganta, respirando deprisa para no romper a llorar. Acabo dejando el desayuno que se había preparado porque era incapaz de tomar nada. Sabia que en la otra parte del mundo en su ciudad eterna, en la plaza de San Lorenzo estaría llenita de una multitud impaciente por ver a su morena del Dulce Nombre.
Camino del trabajo sonó su teléfono móvil y cuando descolgó, escucho el silencio de la multitud y como los sones de la marcha real retumbaban en sus oídos y su corazón empezó a acelerarse mas aun, cuando se imaginaba el misterio del barrio de San Lorenzo navegando por las calles de Sevilla.
Pero tuvo que colgar, todo aquello le hacia daño, no podía permitir que su cabeza fuese donde estaba su corazón porque si no todo seria mas duro aun.
Llevaba tiempo intentando concienciarse de que solo era este año que ya no volvería a faltar nunca mas a su cita de túnica blanca.
Por fin llego a la bahía de Botany. Pero su mente le volvió a dar un chispazo y sobre el agua le pareció ver el misterio de su hermandad andando por la plaza del duque, mientras la campana lo esperaba un año mas, con la banda de las cigarreras tocando marchas sin parar. Cerro los ojos y hasta le pareció oler a azahar y a incienso. Confuso y nervioso se dio la vuelta de nuevo a casa, y cojio su medalla y se la puso y entonces volvió a cerrar los ojos. Y su casa se volvió en San Lorenzo en madrugada del miércoles santos, con su cristo abofeteado por Malco. Se apretó fuerte la medalla con su pecho. Y entre lágrimas le pareció escuchar el rumor de bambalinas de su virgen morena. Seguía allí en Sidney era medio día, pero su corazón y una parte de el, estaba en San Lorenzo un año mas ………..

martes, 23 de marzo de 2010

Pide un deseo

Al terminar el día, la noche cae sobre la catedral gótica,
que es vigilada por un ejército de estrellas.
Mientras por los rincones de
la antigua judería viejos espíritus de leyenda vuelven a resucitar una noche
más, convirtiéndolo en un lugar mágico donde los espíritus de Carmen la
cigarrera, Doña Inés, Al – Mutamid y tantos otros salen a pasear por las noches
de verano


La otra noche me cogiste de la mano y juntos comos dos niños recorrimos las callejuelas de la antigua judería, cruzamos la plaza de doña Elvira donde nació cuenta la leyenda doña Inés de Ulloa amor inmortal de Don Juan esa noche el espíritu de Doña Inés estaba dentro de ti y el de Don Juan en mi , allí en la plaza nos sentamos un momento con el sonido que hace al agua al caer , te mire a la carita y pude comprobar como en tus ojos me reflejaba, mientras no parabas de hablarme de tus cosas, tus palabras me envolvían como calidos abrazos sentidos, el roce de tus manos me hacia sentir en el cielo.

Un poco mas tarde proseguimos nuestro camino, entre los callejones del barrio viejo por la calle vida, El callejón del agua donde el tiempo se detiene, calle pimienta calle gloria, alli en el patio de las banderas, igual que las estrellas nos quedamos embrujado con la giralda en la madrugada de repente… una estrella fugaz entonces me dijiste con tu dulce voz rápido pide un deseo mientras me apretabas la mano. Entones me quede en blanco no supe lo que pedir………….. Entonces sonó mi despertado y comprobé con tristeza que solo era un sueño………………. Desde entones ya se que pedirle a esa estrella fugaz que ese sueño se hiciera realidad

martes, 16 de marzo de 2010

Allí estabas tu esperándome



Creía que nadie me esperaba estos días al salir del trabajo, para contarle que me sentí enormente torpe al coger las placas. Pero si me esperaba alguien la misma que me acompaña cuando voy solo en el metro, la misma que me espera después de un ensayo, la misma que me esperaba para contarle que el otro día algún hijo de puta me rayo el coche con unas llaves. La misma que me ve desde hace un mes todos los días derrumbarme tres veces al día. Y le preguntas si seré capas de coger aquella doble curva sin frenar y sin girar el volante, si seré capas de tomar tantas pastillas como para alcanzar el sueño eterno.
Estoy cansado de que la gente me diga que ya falta poco para lo que me gusta, pero si solo tengo de compañía a ella para contarle como me ha ido que e visto. Se que me esperas en el sofá al llegar a casa. Como me esperas en aquella cama donde siempre dormía ella y en la que a veces me tumbo a llorar hasta que me duele la garganta casi mas que el alma.
Estoy arto de llevar mi desesperación por dentro, de estar apunto de reventar y tener que poner buena cara. Estoy arto de estar pero no estar, de estas lagrimas del mismo dolor que hace seis meses. De reír aunque el alma me llore.
Ojala pudiera matar esa estupida esperanza que a veces me inunda el alma que me dice que pronto todo esto quedara atrás. Porque mientras ella me acompañe todo esto seguirá pasándome un día mas. Porque tu Soledad, no te cansas de estar conmigo.- ¿verdad ?.

lunes, 15 de marzo de 2010

Mirame el Corazon


Pero si tu estas allí por ella como va a ser tuya, y ella no esta contigo; ya no es tuya olvídate de eso déjalo pasar. Eso me decía un amigo mientras le contaba que no había podido reprimir mis lágrimas al abrir el cenáculo y verte a ti en las paginas centrales mas blanca que la luz. Y que un escalofrío me recorriera el alma.
Pero sabes niña de la Victoria te siento mía, aunque mi acento sea diferente, aunque la que me llevo hasta tus plantas un día de agosto me soltara la mano, porque a pesar de los mas de 250 kilómetros que separan mi casa de tu altar a la derecha. Porque hace mas de de seis meses que no te veo y te necesito tanto, porque te siento tan mia y no quiero perderte.
Muchas veces cierro mis ojos y me gustaría como en un sueño volver abrirlo y estar delante tuya agarrado a tu verja como aquel que se aferra a su ultima esperanza. Que mis ojos busquen los tuyo y me bombardee el alma una vez mas.
Se que yo no soy de Granada que nunca te espere por Jesús y María, que nunca estuve contigo un domingo de ramos con mi altanera capa blanca, que nunca pude pasearte con un blanco costal y que mis oídos nunca han escuchado el rumor de tus bambalinas por la calle de la torre. Pero aquí estoy mientras que no puedo evitar que tu desde la cabecera de mi cama me veas llorar, como en aquel viejo vídeo que un amigo me regalo con una grabación del telenieve, no se si del año 99 o del año 2000, ese año no saliste por la lluvia y bajo los sones de reina de san Román andabas entre las lágrimas de tus hermanos bajo las bóvedas de Santo Domingo, es curioso no te conocía de nada es mas quien me iba a decir que un doce de octubre, te cruzarías en mi camino como un rayo de luz, pero ese día que te vi. en vídeo y me puse a llorar una tarde de verano sin saber muy bien porque, ese día creo que empecé a ser hermano de la cena.
Me dice la gente que me olvide de ti que olvide de todo eso que todo es por ella, también son por ella mis vivencias te pregunto, acaso no sentía consuelo al agarrarme a los barrotes, o no se me encogió el alma el día que tuve la suerte de verte sin corona de cogerte para llevarte al altar con mis propias mano sobre ti. Como pretenden que te olvide si veo tu foto y me tiembla el alma. Este domingo de ramos también estaré lejos de ti, pero como siempre llevare una estampita tuya, y como siempre en cada relevo la mirare para sentirme contigo, mientras algún compañero me pregunta que de donde es esa virgen que quien me la dado, cuantos años pensé cuando el tiempo estaba sudoso y me decían si no salimos nos quedamos en el centro y por si sale algo. Y yo pensaba si no salimos me voy para Granada para dejarme llevar por tu bulla y llegar contigo a Santo Domingo.
En el fondo tengo miedo de volver a verte de que tus ojos me bombardeen y no poder decirte eso de hasta dentro de 15 días. Pero solo te pido, mientras acabo de escribir esto que no se muy bien como llamarlo solo te pido a tan solo 250 kilómetros que no te olvides de mi, que te necesito, que necesito abrazarme a tus barrotes como San Juan se abraza a tu hijo, que yo como todos también sueño en rocalla. Cojeme de la manita Victoria y no me sueltes que tengo miedo a perderte ………………. Esto que te escribo es para que el mundo sepa que te quiero.



p.d

Mirame el corazón y dime si no soy hermano de la cena ………..

viernes, 5 de marzo de 2010

Temblando


Te escribo esta carta temblando , porque te vuelto a ver por el paseo de la mano de otro chico. No se porque pero hoy la armadura no a cerrado bien ni me a dado tiempo de cubrirme con mi maltrecho escudo y el dolor me a alcanzado de lleno. Mientras este corazón mientras late repite tu nombre, no pierde la esperanza de que algún día abras los ojos y te des cuenta, aunque mi cabeza me dice a mi justamente eso que abra los ojos y me de cuenta de una maldita vez que deje de sufrir de pasarlo mal, que deje de imaginar mi mano sobre tu espalda.
Pero hoy el corazón le a ganado la guerra civil que sacude mi alma entre el corazón y la cabeza. Y por eso a lagrimas vivas bajo un ejercito de estrellas que alumbran este parque que espera impaciente que explote la primavera me esta escuchando llorar.
Tengo miedo mucho miedo de que tu mano no coja la mía esta semana santa para perdernos por la calle paraíso para buscar al nazareno entre la gente, igual que lo e tenido en el baile del carnaval, cuando me quede en casa viendo las fotos tuyas vestida de Cleopatra del año pasado.
Lo peor de todo es que me siento culpable, de que tu no me quieras que pases por mi lado y ni siguieras me mires a la cara, quizás debería haberte dado mucho mas de todo lo que te di, o quizás es cierto eso de que tu eras demasiado para mi y por eso un día me dijiste después de clase que ya no me querías.
Cuantas noches pasamos en este mismo banco, que bonito era hablarte mientras tu me sonreías. Yo creía que eras la mujer de mi vida. No, no me miento todavía lo creo sabes, algo tuvo que pasar en algún lado para que tu nacieras en el mismo pueblo que yo, para que estuvieses en mi clase y que un día por casualidad te sentaras a la verita mía, porque a mi se me olvido el libro de matemáticas. Y te sentaras a mi lado tu y tu sonrisa, ese día para variar no me entere del teorema de thales, pero me entere de que color era la luz de tus ojos.
Bueno tampoco quiero seguir llorando. Se que eres la chica con la que siempre soñé, que tuve la suerte de tu un día me quisiste y yo también te quería, o te quiero. Mucha gente solo pueden imaginarse a la persona de sus sueños, y yo la tuve para mi y aunque ahora me duela por lo menos me consuela eso que hubo un tiempo en el que tus besos solo eran para mi.
Se que no vas a volver nunca mas, que ni siquiera me volverás a mirar a la cara ni siguieras me volverás a dirigir la palabra aunque ni yo mismo se porque me castigas de esa manera, si mi único delito fue quererte.
No le tengo miedo al futuro porque se que existe, y a lo mejor cuando seas mayor, te veré con tu novio que a lo mejor si es el hombre de tu vida. Pero sabes nadie podrá borrar de mi recuerdo aquellos besos que nos dimos y podré recordar que me abrazabas que me decías que me querías. Y vuelva el sabor de tus labios a mi boca. Puedo cerrar mis ojos como ahora y aunque siga llorando y temblando puedo recordar tu perfume.
Aunque dicen mis amigos que el tiempo lo borra todo, aunque mientras este nuestro banquito o la pared donde yo te solía esperar a que salieras de solfeo, mientras este tu casa y las farolas de la calle real, porque mientras en mis pulmones quede aire y en mi corazón un soplo de vida se que te seguiré queriendo con la misma pasión, que aquella noche que dormimos. Sabes si ahora se cruzara una estrella fugaz sobre el cielo le pediría que me quitase la vida ahora mismo mientras recuerdo tus labios, tus ojos el dulce sabor de tus besos, en este banquito que te bese tantas veces, así mi vida acabaría donde un día empezó ……….