domingo, 31 de julio de 2011

Cambio de sentido

Desde hace mucho quiero cambiar de sentido, porque pienso que este camino me lleva a ninguna parte. No sé si esperar a una salida o alguna rotonda que me deje hacerlo o tirar de freno de mano directamente hacer un derrape y cambiar el sentido a toda marcha.
Hay muchas cosas que no me valen que son como un lastre, cosas que ido recogiendo durante el camino que nunca me valieron y otras que me valieron un día pero ya no me valen.  
¿Me da miedo cambiar el sentido? .- me pregunto.

Pues la verdad es que si me da miedo dejar cosas atrás, miedo y pena de pero me gustaría pensar que si consigo cambiar de sentido las cosas me irán mejor y conseguiré cosas que ahora no tengo, cosas que dudo mucho que por este camino algún día encuentre. Porque cada dia pienso que se partió el volante y esto me lleva de cabeza al abismo.
Y porque como dice mi amigo José, la vida es algo más de lo que yo tengo, que hay cosas buenas cosas muy validas pero también hay cosas, personas y miedos que tengo que dejar atrás.
No sé si lo conseguiré o si me saldré de la carretera pero lo que si tengo claro es que intentar lo voy a intentar con el quizás último cartucho que me queda, podrá salir bien o podrá salir mal pero al fin y al cabo es mi vida y si consigo llegar al nuevo camino mirare para atrás y me daré cuenta que si que mereció la pena, por si el contrario me vuelvo a salir dando mil vueltas de campana por lo menos no podre decir que nunca lo intente aunque tuviera que entregarme al miedo y al fracaso.

 
Mi chica mi pasta mi curro mi carro  Creer que hay futuro también para mi  Salir como un rayo de este puto barrio
                                               El canal- Revolver.

jueves, 21 de julio de 2011

Dame la mano

Dame la mano veras como te voy  hacer soñar. Dame la mano que te voy a dar todo lo que guardo en mi interior un amor de verdad que nunca se cansa, dame la mano que te voy a dar mi corazón ese que un día tú hiciste latir. Dame la mano otra vez como me la cogiste ayer para que las noches nunca tengan fin para irnos a la cama cuando la luna se vaya a dormir. Dame la mano por favor para que ninguna lágrima vuelva a mojar mi cara porque tú no estás. Dame la mano porque sin ti no quiero vivir dame la mano por caridad que la necesito para vivir, solo te pido mi amor que me des la mano como me la diste un día por Granada, dame la mano niña que nos quedan mil atardeceres que ver, dame la mano corazón y no te vuelvas a soltar que la necesito para volar.

martes, 19 de julio de 2011

Nazareth

Tu cabeza apoyada sobre tus brazos en la piscina, yo tumbado en el filo de la piscina, Granada al fondo con toda su vega. Mis ojos mirando la inmensidad azul de los tuyos. Mi mano recorriendo tu espalda haciendo círculos sobre ellas, mi boca mordiendo tu muñeca izquierda, mi mano derecha  apretando tu mano derecha como si hubieran nacido para estar juntas. Hubo un momento que yo sentí y  sé que tú sentiste también  que mi corazón y el tuyo latieron a la misma vez por un momento   y todo eso mientras me perdía en la inmensidad de tus ojos mientras mi mano navegaba como un barquito en tu espalda  con la vega de Granada de testigo mudo.

viernes, 15 de julio de 2011

Buscando a Moe

Hay un capitulo de los Simpson en el que Homer se mete a boxeador entrenado por Moe. Y cuando lucha contra un boxeador profesional y esta a punto de recibir el golpe de gracia. Aparece Moe un ventilador gigante a las espaldas y lo salva de tal  fatal desenlace. Ahora mismo yo estoy como Homer no sé ni cómo ni porque pero solo recibo golpes uno detrás de otro sin que me dé tiempo a encajarlo.

Y yo también necesito a mi Moe particular que me coja entre sus brazos y me saque del medio del ring y que me lleve muy lejos de allí para no seguir recibiendo golpes.

martes, 12 de julio de 2011

El día que te hice llorar.



Muchas veces cuando entro en mi cuarto y abro la puerta, te imagino allí llorando apoyada en mi almohada y me vuelvo a sentir el  hijo de puta más grande que hay sobre la tierra. No recuerdo porque vino esa discusión supongo que sería una tontería una gilipolles de esas que nos empeñamos en hacer enormes.  Me acuerdo que estábamos en la cocina y tú saliste de ella y fui a buscarte al patio pero no estabas allí y entonces mi madre me dijo que habías entrado en mi cuarto. Y como he dicho antes te vi en mi cama llorando y sentí como cada lagrima tuya se me clavaba como un puñal en el alma. Hoy es de esas noches que al mirar para atrás te visto llorando en mi cama. Pero hoy no estás aquí para abrazarte y decirte que lo siento para beberme tus lagrimas.  Solo espero que algún día yo me pueda perdonar que hiciera llorar a tus ojos.

jueves, 7 de julio de 2011

Casilla 31


Cuando me rozas me quemas me haces perder la estabilidad estas cerca mía o estés a mil kilómetros de mi por sms o por internet. Consigues que pierda el equilibrio que vuelva a dudar que haya avanzando algo en todo este tiempo. Eres como la casilla número 31 del juego de la oca que me vuelve a llevar a la casilla de salida una vez más. Otra vez me rozaste de la mano de la nostalgia y el recuerdo y algo me vuelve a quemar por dentro.


Ahora he vuelto a mis manías, no quiero rehabilitarme
Extremoduro - Desarraigo

lunes, 4 de julio de 2011

Mi armadura


Remachando con girones de hierro mi vieja armadura estoy. Para poder seguir acercándome a ti y intentar que no se haga más grande esta herida.

Con su yelmo con visera que me tape desde la sien hasta la barbilla para que no escuches mis te quiero, que tapen mis ojos para que no me haga daño verte o por lo menos que no me haga tanto daño como hasta ahora y que me tape bien los oídos para que cuando escuche la melodía que forma tu fina voz de plata no arañe mi alma.

En los brazos y en las manos mas acero aun para que si mis manos tocan tu cuerpo no se me ponga la piel de gallina. Para que si rozas mis manos no vuelve hacer sangrar heridas de otras batallas.

En mi peto bien guardado mi corazón para intentar que no se vaya detrás de ti para que no pueda traspasarlo tú dulzura y lo vuelvas más loco de lo que está por ti.

Mientras sigo remachando este traje trinchera con pesado hierro más pesado que encuentro en esta herrería de la palabra para que el peso me impida salir corriendo detrás de ti.

Como escudo mi viejo escudo, como arma, mi palabra y un papel para intentar ganar esta batalla o por lo menos para no morir en ella.