jueves, 21 de marzo de 2013

Calle París


Aquí sigo naufragando en un mar de lágrimas sobre mi colchón, la primavera llama a casa del vecino, mientras me asomo a la ventana para ver nada que es lo que me queda desde que tú no me llamas. Con la de veces que sobre este colchón te desnude y hoy me abriga esta soledad en este kilómetro 0 en el que me encuentro tan lejos de mi hogar porque sin ti se me olvido llegar a aquel sitio donde me deje la sonrisa, porque pasara la primavera y el otoño echara a patadas al invierno y yo seguiré buscando nada en ningún sitio mientras me bebo hasta la ultima copa de La Bohème, mientras intento recordar el sabor de tus labios. ¿Sabes?  Debería dejar de escribir cuando me bebo una botella de Ron yo solo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario