martes, 4 de mayo de 2010

Marina

Así se llama el disco nuevo de Marina Heredia, esta mañana lo primero que he hecho es  ir al corte ingles a comprármelo. Y aquí estoy escuchándolo con el alma encogía y el corazón tembloroso. Pero no os preocupéis que no me voy a meter a critico musical porque de música entiendo poco o nada, solo puedo decir lo que me gusta o lo que no me gusta y lo que me gusta y lo que me estremece y esta niña es de las que me gusta y me estremece.
Me estremece porque es de esas artistas que hacen sentir una bonita nostalgia, porque la nostalgia también puede ser bonita. A mi Marina Heredia me recuerda a su tierra a Granada a veces cuando necesito sentirme allí pongo alguno de sus discos, cierro los ojos y me tumbo en la cama.
Y allí estoy yo por plaza Larga esperando a la Estrella, por Ganivet delante de la Cena una tarde de corpus, comiéndome una Cassata en los Italianos para seguir paseando hasta Puerta Real, bajar la cuesta los chinos hasta el Santa Paula, ir de compras una mañana de sábado por Zacatin, sentando en los escalones de la Catedral o en el paseo de los Tristes, por San Nicolás o por San Miguel alto, dentro del 8 de Almajayar a la Gran Vía, de Recogidas al Camino Ronda, de un Junior del Bar León a un Victoria del Sota, Del Salón al Campo del Príncipe y sus tres deseos, de mi niña de la Victoria a la del Rosario, de meriendas en la Olimpia. de Sevilla a Granada y vuelta a empezar.
A todo eso me recuerda Marina Heredia cuando escucho su voz porque para mi si Granada cantase sus tangos cantaría como Marina Heredia. Por eso me gusta Marina Heredia porque me transporta a Granada, porque me invade una dulce nostalgia porque me hace seguir sintiendome de allí ……………………. Gracias Marina por hacerme sentir tantas cosas

No hay comentarios:

Publicar un comentario