jueves, 2 de junio de 2011

Palmera de chocolate y menta

Sentado a pie de obra en mi vuelta a la vida laboral por unos días. Mientras miro el pequeño universo de la calle San Fernando, con sus estudiantes, sus personas mayores, sus ciclistas y sus metrocentro. A los pies del mejor hotel de la ciudad miro ausente sobre una montaña blanca de placas de pladur, con el móvil escribo frases sin sentidos y las borro, porque tengo muchas cosas de que escribir y a la vez de nada. A lo lejos suena una guitarra llena de melancolía y me vuelvo acordar de ti de la de veces que pasamos por esta calle y una vez mas no encuentro una respuesta al porque acabo todo así.
Sigo observando el pequeño universo de la calle al medio día mientras escribo esta rara entrada de blog con muchas cosas por escribir pero que se atasca y no salen, con una sonrisa en los labios con una lagrima en la cara, con una esperanza en el alma y esperando que esta vez en Meinsur la faena dure mas de un par de día, es raro ahora se me antoja un tequila para echarle alcohol a las heridas del alma, pienso en la piscina en la barbacoa en que tengo que volver a ir este sábado a Granada que me duele la espalda que tengo un cardenal en el brazo.
Si se que es raro esto que escrito igual de rara que una tarrina de helado de dos sabores de Palmera de chocolate y menta. Por cierto - ¿Quieres un helado o prefieres la Yogurteria ?

No hay comentarios:

Publicar un comentario