miércoles, 8 de junio de 2011

¿Que estabas haciendo el ocho de Junio de 2010 a las tres y veintisiete de la madrugada?

Yo estaba dando un beso, un beso que me devolvió a la vida que lleno de luz mis oscuridad, un beso que cambio mi vida.
Un beso que duro muy poco pero que un año después todavía retumba en mi alma. Quizás ella no se acuerde ya de ese beso, pero que mas da. En ese momento que sus labios tocaron los míos, mientra la luna y las estrellas nos miraban en la orilla del hipódromo te preguntaba si esto no era un sueño, que cuando abriera los ojos no estaría en mi cama tumbado sin ti delante. Son las tres y veinticinco justo un año después de nuestro paseo por el barrio de Santa Cruz, después de que me hicieras ir a buscarte de nuevo para demostrarte que si era capaz de darte un beso.
Quizás te vuelvan a molestar que escriba de ti, pero sabes no puedes prohibirme que sienta esto que escriba que esta noche mi alma se lo cuenta a aquella misma luna de Junio.
Aquella madrugada mi corazón se podía haber roto en mil pedazos de lo fuerte que bombeo en aquel momento que tus labios con sabor a chicle de frutas se separaron de los míos. Prométeme que te volveré a besar algún día te dije, y tu mirabas por la ventana roja como un tomate mientras mirabas a las estrellas. Sabes no se porque pero ahora mismo me acuerdo de aquella conversación de que sonaba nuestra canción de los rebujitos, de tu pelo rizado de que te dije que yo nunca había besado a ninguna catalana. Abra gente que no entienda esta entrada de blog, yo tampoco la entiendo solo se que la esta escribiendo mi corazón aquel que tu acunaste esa noche con tu dulzura, el que te regale aquella noche con mis ultimas esperanzas. ¿ Te acuerdas?
A pasado el tiempo un año justo y se que nadie te va a querer como yo te quise, se que eso ya no vale para nada, quizás te preguntes que porque se eso, no se lo se como sabia aquel primer milésima de segundo que te vi que te acabaría besando, como sabia que aquel beso me cambiaria la vida.
Cuando la luz le venció por fin la batalla a la madrugada, la luz del sol me descubrió en mi cama sentado saboreando mis propios labios que aun me sabían a tu boca, mientras escribía estas letras.


08/06/2010

La luz del sol entra por mi ventana, esta madrugada mis labios tocaron los tuyos y el tiempo se me paro. En aquel momento deje de pensar y empecé solo a sentir. Porque aquel beso se que a cambiado mi vida se que ya nada será lo mismo no se si para bien o para mal. La luz del sol me da en la cara y una lagrima se me escapa solo al recordar tu nombre. Solo se que no quiero morirme sin volverte a ver y sin volverte a besar.

3 comentarios:

  1. Ayyyyyyyyyyyyyyyyy!!!!, que bonito es el amor...

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por los ánimos y por los versos, son de una de mis canciones preferidas de Extremo.

    Como bien dices, hay besos que paran el tiempo.

    Un beso.
    Loreto

    ResponderEliminar
  3. Me encantaaaaaaaa!!!
    Estoy de acuerdo con uno de los comentarios de aquí, es una de mis canciones favoritas también.
    Lo que es capaz de hacer un simple gesto, un simple beso..
    Enhorabuena de nuevo!

    ResponderEliminar