jueves, 27 de octubre de 2011

Broadway


A veces me dan ataques estúpidos de optimismo, en el momento menos adecuado. Me imagino por la gran vía, o por Triana o por el Realejo de tu mano después de otro día duro de trabajo. No sé si te conozco no se en que trabajo, pero una rara felicidades me invade y sonrió a los desconocidos por la calle, es tan rara esa extraña felicidad que me entran ganas de cantar y de bailar como en un musical de Broadway  o me entran ganas de salir corriendo ir gritando como un loco sin camiseta con una felicidades desbordante.  Sé que el día que consiga eso no estaré en lo más alto, pero sí que será iré por el centro del camino. Y todo volverá a merecer la pena, no importara que te entren ganas de llorar parado en un semáforo que los ataques de ira te sacudan el alma. Las lagrimas y el llanto, la derrotas y quedarte en el banquillo. Todo eso algún día quedara atrás. No sé si quedara mucho o quedara poco, solo sé que tengo un sueño y voy a derramar hasta la última gota de sangre para intentar que se haga realidad mi sueño y no es otro que vivir la vida que quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario