miércoles, 14 de marzo de 2012

la vida 1.9


La verdad que se poco de la vida, quizás por eso haya cosas que aun no pueda explicar el porqué de las cosas. A veces piensas bueno la vida es así no es cuestión de comprender las cosas ni de buscarles un porque son así y eso es lo que hay. Lo que intento siempre es ir de frente aunque la vida a veces se empeñe en darnos golpes para desviarnos del camino  dicen que para hacernos más fuerte yo simplemente pienso que es lo que hay una vez más. Durante ese camino que es la vida  uno conoce a personas que tienen las mismas heridas que tú en el alma o personas con las que coincides como un gran puzle, sin importar sexo, religión, lugar y edad. A ti te conocí siendo yo uno de los hijos de la victoria mientras tú eras un comendador mas, paso el tiempo y nos volvimos a encontrar  y ya no era un hijo de la novia del realejo y pase a hacer un marinero del Rosario de esa que aunque muchos se empeñen en estúpidas rivalidades es Amargura en Santiago y Misericordia en el infinito campo del príncipe. Sabes eres de esas personas que te sacan una sonrisa de esas personas que te preocupaban que te daban esperanza en esta estúpida locura que a veces es la vida cuando a las personas como tú la vida le guiñaba el ojo  y piensas que la vida era un poco más justa entonces. Hasta llegamos hacer comunes nuestros enemigos. Pero bueno a veces la vida es caprichosa y la gente que un día fue desconocida para luego hacértela amigas o compañeros de travesía por lo que sea decide separar los caminos de personas que consideras importantes o validas. Aunque no llegues a comprender esta situación, aunque como ya dije la vida no hay que comprenderlas hay que aceptarla y asimilarla. Quizás haya sido mi culpa o quizás haya sido tuya o quizás de los dos, o quizás ni tu ni yo sabemos cómo  llegamos a esta situación. Solo quiero que sepas que con la única niña que sueño con coger de la mano por Granada es a la niña del Triunfo cuando ese domingo que tu y yo  soñamos y si Alberto Ortega me lo permite me agarre al zanco izquierdo de la niña de los Vergeles y como en tantos ensayos apretare fuerte el zanco izquierdo como el que coje de la manita a la niña del Triunfo aquella que la gente llama por Santo Domingo del Rosario y por Santiago de la Amargura. Es curioso otra niña de blanco y otra vez tu y yo dos desconocidos. Antes de despedirme solo espero que te vaya bien y espero que algún dia me puedas perdonar si crees que te hice daño, porque seguro que fue sin intención .

No hay comentarios:

Publicar un comentario