lunes, 10 de julio de 2017

Tu no te preocupes.

Tu no te preocupes me decías mirándome, mientras yo miraba al suelo, no te preocupes me repetías que seguro que encuentras alguien mejor que yo, que dentro de poco conocerás a alguien en la facultad y ya te olvidaras de esta tonta, que te ponía sus estúpidas canciones en tu coche, que elegía siempre las películas más ñoñas en el cine y que se apoderaba del paquete de palomitas. No llores vale que seguro que pronto muy pronto te olvidaras de mí y te reirás de lo tonta que yo soy.
Mírame seguías hablándome quien me va a querer a mí, donde voy a conocer a gente si no tengo amigos ni salgo ni nada.
Sabes de ese día que era mes de mayo paso a ser invierno, paseaba por la ciudad como si fuera un zombis de los que salían en The Walking Dead, intentaba no pasear por los sitios que me gritaban tu nombre y a cada rasguño que me hacían tus recuerdos intentaba hacerle un torniquete. De vez en cuando te mandaba un mensaje para preguntarte como estabas porque yo quería que tu estuvieses bien y siempre me decías que te alegrabas de saber de mí, que habías ahorrado y que te ibas de viaje que querías irte sola, pensar, desconectar poner en orden tu vida.

Un día de Julio por el aburrimiento puse tu nombre en Facebook hacia que no entraba en tu perfil desde aquel día, y te vi en una foto besándote con un chico… y sabes me sentí como aquel partido que fuimos a ver y Messi nos metidos un gol en el primer minuto. Mi alma empezó a sangrarme por los ojos, la soledad me dio un abrazo de esos fríos que da solo da ella, y mi garganta intentaba escupir el corazón por la boca. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario