lunes, 7 de agosto de 2017

15 de Julio

Fue una noche en Sevilla, fue un día 15 en Sevilla, era Julio y era verano... estábamos tu y yo, tu que me pedías por favor que no me fuera a mi casa que me quedara contigo a dormir esa noche que no me fuera por favor. 
Y aquella noche de Julio fue la primera vez que dormir a tu lado, bueno dormir yo no pude dormir me pase toda la noche mirando tu cara, acariciando tus manos mientras dormías… como pretende nadie que durmiera si estabas allí delante de mí. Y mientras el alba le volvía a ganar otra batalla a la oscuridad hasta vestir a Sevilla de cielo azul y te despertaste, me miraste, me sonreíste y me besaste para que mi corazón volviera a entrar en erupción…
Nos vestimos mientras me preguntabas como había dormido y me acompañaste hasta el coche…
Todo era tan azul, tan perfecto que parecía un sueño le di las gracias a Dios, a Eros, a Cupido o a quien tuvo la genial idea de que nuestras vidas se cruzaran.
Pero cuando llegue a mi casa mis ojos sin saber porque se llenaron de lágrimas y el dolor me doblo las rodillas hasta tirarme al suelo.

Y en ese momento comprendí que algún día escribiría esto. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario