sábado, 24 de octubre de 2009

La Ciudad Blanca

Recorríamos la vieja y coqueta Lisboa de la mano, como si nada ni nadie nos pudiera separar, entre el corazón cuadriculado de la Baixa de la ciudad Blanca, andando llegamos a la ruina del convento del CARMAO, destrozado por el terremoto que sacudió a media península ibérica aquel, 1 de noviembre de 1755 y que cambio a la vieja dama de Portugal para siempre. Después como no, nos asomamos al mirador de Santa Justa y descubrimos juntos sobre la colina el Castillo de San Jorge, o el Arco Triunfal de la Rua August o la Estatua de dom. José I.
Después seguimos nuestro paseo y las calles de aquella ciudad mágica nos llevo a la Brasileira do chiado. Como buenos turistas nos hicimos una foto con la estatua de Fernando Pessoa, allí en una de sus mesas hicimos miles de proyectos tonteamos mas de la cuenta y pasaron las horas como fueran segundos. Después cogimos un eléctrico que nos llevo al barrio de Estela. Lo que mas me gusto del parque me preguntas que fue…….. sin duda pasear de tu mano entre árboles y estanques llenos de patos. Por cierto que mala eres no se me podrá olvidar nunca aquella mirada de niña traviesa cuando te pregunte. Que si Benfica o Sporting y tu me dijiste. Yo Sporting a mi el rojo y el blanco de nunca me han gustado.. sabes te comería a besos y te abrazaría tan fuerte que entre tu y yo no correría ni un poco de aire. Me volviste a coger la mano con fuerza con decisión y una vez mas deje arrastra por tu marea. Volvimos a bajar a la Baixa y de hay fuimos al barrio de Alfama mientras volvíamos a bajar por el eléctrico. Me volví a enamorar de ti y de Lisboa de lo llena de luz que estáis las dos, iluminándolo todo, la vieja ciudad que no sabes si verdaderamente estas en una capital de Europa o simplemente en una ciudad provinciana. Coqueta y elegante con su ritmo de vida mas pausado y tranquilo, como olvidando que hubo un día que fue una ciudad imperialista. Pero bueno volvamos al barrio de Alfama, tu y tus locuras cuando viste aquel laberinto de calles empinadas de piedras y escaleras. Vas tu y tienes la genial idea de cerrar el mapa y decidir que en vez de conocer Alfama ….. seria el barrio quien nos conocería a nosotros y de la mano mientras navegaba por tu cintura y por tu espalda. Fuimos descubriendo Alfama o mas bien ella Alfama el que nos descubría a nosotros enseñándonos una nueva esquina un nuevo rincón mas impresionante y coqueto que el anterior. Con sus abuelitos sentados en sus casa puertas con sus jaulas, su ropa tendida, sus televisiones a toda voz como si estuviéramos en un parque de atracciones de cualquier feria.
Y por fin volvimos a la Baixa recorríamos caída la noche sobre Lisboa su Rua Agusta, con el dulce sabor de una Sagres, pensando ya lo que nos esperaba en el Barrio alto donde seguramente el alba nos encontraría al amanecer rodeado de gente de todas partes de Lisboa y de Portugal. Pues eso después de dejar la plaza del Rossio con sus claveles que huelen todavía a revolución. Pasamos ahora si por debajo del arco del triunfo con la impresionante plaza del comercio o antigua plaza del Palacio. Y junto a las dos columnas que se anclan en el río Tajo con Almada de Fondo y allí nos sentamos en sus escalones. Y te volví a mirar a tus ojitos y a la cara te acaricie la mano. Te pregunte que donde te habías metido todo este tiempo y mirando al suelo me dijiste que donde estaba….. aquí sentando en los escalones de las Colunas de Cais esperándote ……….
Y Derepente desperté a muchos kilómetros de Lisboa, busque en mi cartera en los cajones, de mi mesita en mi móvil algo que me dijera que no fue todo un sueño y aquí estoy bajo la luna que alumbra mi ciudad pensando en Lisboa y pensando en ti que ni siquiera se si existes ……. Pero sabes si algún día lees esto, te necesito para que seas quien seas reconstruyas mi corazón como Pombay hizo con el de Lisboa, para que mi corazón sea como aquel Barrio Alto que no llegamos a ir. Algún día volveré ir a Lisboa y me asomare a las escaleras y espero encontrarte allí y entone nada ni nadie nos podrá separar ….. seas quien seas y estés donde estés …….. hoy e vuelto a soñar contigo.



en el puerto en Lisboa cuando la luna te aplasta alguien canta esta canción Faro que alumbras al mundo por encima de la tempestad devuélveme la esperanza a y que brille mi estrella pero no en soledad oye mi voz mi última oportunidad faro que alumbras al mundo alumbra mi vida

Carlos Goñi _ Faro de lisboa

No hay comentarios:

Publicar un comentario