domingo, 25 de julio de 2010

De seis o de doce.

Año 1996 creo recordar mas o menos, en un barrio del sur de Sevilla. En una plazoleta una calurosa tarde entre mayo y junio, o eso quiero recordar.
Entre juegos y bromas aparece el hermano de Pedro y a los que habíamos allí nos pide un pequeño favor.
Que si podíamos ir a la farmacia a comprar un paquete de preservativos, porque la señora farmacéutica era su vecina.
Y claro no estaba bien visto que una mujer que lo cuidaba desde chico, que se a quedado a dormir en su casa, que estaba saliendo con su hija, fuera a la farmacia de su suegra a comprar preservativos a sus dieciséis años mas o menos.
Así que yo me ofrecí de voluntario pero con la condición de que el me tenia que acompañar a la farmacia, en el paseo mientras practicaba.
Perdone me da usted una caja de preservativos.
Perdone me da usted una caja de condones
Perdone me da usted una caja de profilácticos
Perdone me da una caja de control …………..

Y así hasta encontrar la forma adecuada de pedir los preservativos, llegamos a la farmacia en cuestión, en grupo entramos allí en una farmacia con ¾ de entrada, con su gorda en el peso, con su mujer embarazada con su bebe, con sus ancianos y las recetas de la seguridad social.
La farmacéutica que ve a su vecino a su yerno al comprador de condones de la vergüenza y nos dice que pasemos.
Esta gente me siguen en el paseíllo como si fuera un torero, con el billete de mil pesetas mas sudado que todas las cosas. Y con la voz entrecortada le digo:
.- hola buenas tardes, me da usted cuando pueda una caja de preservativos. ( todo eso adornando con una espectacular sonrisa y risa nerviosa)
La farmacéutica me mira fijamente suspira y me dice algo así como :
.-Vale, joven y que la quiere usted de seis o de doce preservativos.
En ese momento me quedo en blanco, pienso; eso no taba en el guión que hemos estudiado en el camino a la farmacia, me quedo en blanco en los segundos que pasan, me vuelvo y sin pensarlo le digo al que los iba a usar.
.- Que lo quieres de seis o de doce.

El hermano de pedro se pone blanco, después rojo y sale corriendo de la farmacia………. Ni que decir tiene que cuando yo salí me lleve una colleja impresionante ………………..

No hay comentarios:

Publicar un comentario