martes, 31 de julio de 2012

Tita Anita.

Anita la llamaban Anita a pesar de tener casi cien años, pero para aquel pueblo seguía siendo aquella jovencita que despidió a su novio en la viajera para ir al frente a luchar. Aquel que  le dijo que la esperara y para que no se olvidara de él le dio un pequeño crucifijo que ella se puso cerca de su corazón. Fueron pasando los días que se convirtieron en semana que se convirtieron  en meses.   Con aquel crucifijo renegrido  pasaba las tardes de sábado, con el mejor de sus vestidos y su pelo recogió que el tiempo se lo acabo de platear. Y cuando la viajera venia ella se levantaba y rezándole a su virgen del Carmen para que ese soldado bajara las escaleras de aquel autobús. Así durante más de setenta años en aquella maldita parada que un día lo despidió de aquel soldado. Tita Anita que fuiste consumiendo veranos. Esperando su regreso soñando con sus caricias y con sus besos …..  La noche del dia del Carmen cuando aquel pueblo de la sierra dormía, dicen que aquella noche  vino aquel soldado que la cogió de su brazo como Anita había soñado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario