miércoles, 14 de noviembre de 2012

Fabián


Faltaba un año para la Expo del noventa y dos, aunque hace veintiún años este que escribe desconocía por completo lo que era la Expo, pero bueno volvamos al año 1991, es verano y nos situamos en una pequeña aldea de la sierra norte de la provincia de Huelva. Donde una parada del autobús y dos piedras formaban dos porterías donde muchas tardes aquellos niños que veraneaban o vivían en aquella pequeña aldea jugaban a darle patadas a un balón de futbol. Había veces que jugábamos contra la colonia de niños franceses que pasaban allí el verano en la aldea de sus abuelos. Y el partido era como el de un mundial a un lado camisetas de Francia del PSG, del Nantes y demás equipos franceses a l otro lado camisetas del Sevilla, del Betis, del Recreativo,  Del Barcelona, del Español ( de todo los niños que había de Motmelo  había veces que jugábamos contra ellos un resto del mundo contra Montmelo, sin mas fin que pasar una buena tarde jugando al fútbol) De todos los niños Franceses había un pequeño que se llamaba Fabián, era el único que no chapurreaba un poco de Español y cuando nos decía algo nos lo decía en Francés y nunca si no era gracias a la ayuda de un hermano o un primo no lo entendíamos y aun con todo y con esa a veces nos lográbamos entenderlo.  Esos partidos nunca levantaron ningún tipo de rivalidad insana ni ningún pique ni siquiera llego nunca a las manos, es mas por la noches después de comer solíamos ir a dar una vuelta a mirar al cielo el conocido como camino de Santiago. Poco a poco empezó acabarse la primera quincena de  julio y algunos nos íbamos, otros venían. Recuerdo que Fabián y su hermano se fue unos días antes que nosotros y allí estábamos todos para decirle adiós su hermano nos dijo adiós en Castellano y el pequeño Fabián que se iba de allí sin haber dicho una sola palabra en español, cogió un balón, se llevo la mano izquierda al pecho a la altura del corazón y se dio tres palmaditas, esa tarde todos entendimos a Fabián.

No hay comentarios:

Publicar un comentario