martes, 10 de noviembre de 2009

Serenata de amor para Carol

Jueves de otoño en el Reino de Aragón año 1123 bajo el reinado de Alfonso I el batallador . Como cada jueves las mujeres de palacio se disponen a pasear por el centro de la ciudad, como cada jueves. Intento hacer algo para estar fuera de la herrería para poderte ver pasar delante mía. Y hoy me sentido profundamente afortunado, me has mirado de refilón y me sentido el hombre mas afortunado de todo el reino. Que hermosa eres no me atrevo a mirarte mucho porque temo que tu belleza pueda dañar mis ojos. Por que tengo miedo de enamorarme mas de ti. Porque cuando te miro me siento afortunado por verte y a la vez desdichado porque tu eres una dama de palacio y yo un simple herrero. Pero es que cuando te miro dama de ojos azules. Mi corazón se viste de fiesta y sueño con los ojos abiertos como si estuviera hechizado por la magia del azul de tu mirada.
No lo sabes pero la otra tarde te seguí hasta aquel lago a donde vas, cuando el sol ya se a va a dormir soñando con un nuevo día y tu te quitabas la ropa y te bañabas desnuda y sola.
Allí estaba yo con las estrellas, con la brisa, con la luna, con los árboles enamorándonos de ti., Mientras el agua mojaba tus pechos. Como me gustaría poder dibujar tu cuerpo con mis manos, en una noche y poder probar tu boca de caramelo o ver de cerca el azul de tu mirada.
Y eso hoy me has mirado y tus dos ojos se clavaron en lo mas fondo de mi alma. Mientras mis pies se descordinaban. Mientras soñaba en un mundo donde tu y yo pudiéramos estar juntos, pero se que ni siguieras sabes que existo.
Te alejaste posándote en el suelo, igual que las mariposas lo hacen en las flores con el mismo miedo que me entra cuando te veo. Contando los días para que vuelva a ser jueves y tu vuelvas a pasar por delante mía. Mientras me pregunto que si tu de verdad eres de este mundo. Un día mas te lejas Carol y mientras te alejas susurro bajito hasta el jueves que viene. Mientras le pido a la virgen que me de tu amor y si no me lo puede dar que me convierta en una estrella de esas que se enamoran de ti cada vez que te bañas en el lago desnuda y sola

2 comentarios:

  1. Alfonso I El Batallador, rey de aragón podía haber anticipado en 4 siglos la unidad de los reinos cristianos peninsulares al casarse con la reina Urraca de Castilla; pero el buen hombre resultó al parecer homosexual y por eso no hubo descendencia.

    ResponderEliminar
  2. Qué hermosas son las ensoñaciones históricas... también yo me pierdo de vez en cuando por ellas, y sueño ser una hermosa reina mora, o una dama castellana o la amante de un bandolero... algún día, porque me apetece y también en tu honor, escribiré algo por el estilo.

    Enhorabuena Jose y mucho ánimo... Me encanta tu rinconcito cibernético.

    ResponderEliminar