lunes, 14 de febrero de 2011


Hay noches cuenta la torre de Santa María Magdalena, que la luna mientras se refleja en la fuente de los jardines le cuenta a las estrellas la misma historia ….....
El viento me silva tu nombre en otra noche que sin saber porque estoy aquí en pleno invierno en la Antilla tumbado en la arena escuchando el Atlántico, se que a veces recuerdas aquellas noches escondidos en mi coche, donde mirándote a tus ojos de luna, me preguntaba que había que hacer para tenerte. Puedo cerrar mis ojos y saborear el sabor de tus labios y recordar la textura de tu piel mientras nos arropaba la luna y las estrellas.
Si pudiera abrir mis ojos y verte y tenerte, que tu piel se grabara en mi mente tu mi fruta prohibida. Entonces mi coche se convertiría en barca y yo en rió y tu en sirena para mecerte …..........
Mientras el viento me silva tu nombre y me trae recuerdos de tu risa y en Dos Hermanas la Torre escucha como la luna le cuenta a las estrellas todo aquello.




Y abrazados les llego el amanecer, les sorprendió la luz entre la barca tiritando dejando entre sus manos mil maneras de querer, casi desnudos haciendo el amor por tango...........


Sin lache – Amor por tango.



No hay comentarios:

Publicar un comentario