lunes, 25 de octubre de 2010

Enganchado

Esa noche de finales de septiembre me hiciste ir a tu casa con la escusa de darme mis cosas por fin, y de tomar un chupito de tequila. Sabes aquella noche en la que los dos bebimos hasta perder el control hasta que mi boca y la tuya se volvieron a encontrar y que acabamos haciéndolo. Quizás no te acuerdes ya de esa noche tampoco quiero recordar aquella ultima vez que lo hicimos. Poco antes mientras el alcohol de los chupitos nos embriagaba empezamos hablar de nuestra relación de bueno como fue, y que sentía yo por ti. Entonces te dije que estar al lado tuya me hacia mucho daño, un daño enorme que me reventaba por dentro hasta no poder mas. Entonces me preguntaste que hacia allí esa noche. Y entre lagrimas que quizás no recuerdes que te importen esta claro que no que nunca te importaron, te explique
Eres como una maldita droga, cuando estoy contigo me siento bien aunque se que poco a poco me consumes y me matas, pero cuando no te veo necesito verte y estar contigo porque me muero sin ti, aunque se que has jugado conmigo todo este tiempo.
De esa conversación de la noche del ultimo miércoles a jueves de septiembre a pasado el tiempo y sin hablar contigo doce dias y como este fin de semana que a pasado, lo he pasado fatal sin poder parar de llorar, pero se que tengo que desengancharme de ti. Porque cuando estoy contigo o se algo de ti me vuelvo a hacer daño y se que te tengo que olvidar aunque me da una pena enorme, porque me muero por ti a pesar del daño que me hiciste porque tu me hiciste sentir vivo, como nadie me ha hecho sentir hasta el dia de hoy, pero a la vez me has hecho sentirme la persona mas desgraciada del mundo.

2 comentarios:

  1. Ánimo Jose, que hay muchos peces en la mar.
    Un besazo.

    cigarrera1

    ResponderEliminar
  2. kedate sólo con lo bueno y lo demás olvídalo. pero, si aún asi, duele, olvídalo todo. no vale la pena q sufras por alguien, q según parece, no se lo merece.

    ResponderEliminar