viernes, 1 de octubre de 2010

En la zapata

Miro la luna esperando a que su manto negro caiga lentamente sobre mi ciudad, escondido en la zapata del puente que une y divide la ciudad. Los patos navegan por la ciudad como veleros de carne y hueso en perfecta formación. A lo lejos suena el tronar de tambores y el quejido de la corneteria de alguna banda que sueña con esa semana de primavera. Miro la luna que mira a la torre del oro, que como yo al lado de la orilla se refleja en el Guadalquivir en nuestra soledad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario