martes, 4 de enero de 2011

El regalo de mi abuela

Tal día como hoy hace algunos años te fuiste sin despedirte, ese años los reyes no me trajeron nada, ese año los reyes se llevaron a mi tío.
Pero hoy quiero recordar un momento quiero recordar aquel instante en casa de la abuela. Cuando un día en tu armario encontré tu costal. Yo lo cogí entre mis manos como si fuera un gran tesoro, y me imaginaba por las calles de Sevilla sacando cualquier paso mientras cruzaba el pasillo arrastrando los pies con el costal reliao en la cabeza. Mi tío era costalero y para mi era como si fuera un superheroe, si le contaba yo en el patio del colegio que mi tío no era un cualquiera que mi tío era costalero. Desde ese día yo quise ser costalero y no tenia otra cosa en la cabeza que eso.
Por eso mi primera vez quizás fuera en tu barrio, quizás por eso me vestí en tu cuarto de costalero, por eso fui a buscarte por el barrio antes de irme a sacar el paso, para que tu me dieras la alternativa y allí estabas tu con tu sonrisa y orgulloso de mi.
Sabes hace tiempo que te fuiste aquella madrugada del cuatro al cinco de enero, pero nunca me he olvidado de ti, porque por ti soy muchas cosas.
Tu me enseñaste lo poco que se de cocina, por ti miro al cielo cuando en gol norte se canta eso de por eso estoy aquí mi tío tenia razón, por que yo también pienso que tu la tenias cuando íbamos a Nervión andando los domingos con mi bufanda al aire para que todo el mundo la viera. Por que allí estas tu conmigo en todos los pasos que saco desde que tu te fuiste. A veces pienso en ti y me pongo a llorar porque no entiendo porque te tuviste que ir con cuarenta años. Pero bueno no quiero ponerme triste ni llorar, se que te fuiste por que se que la abuela quería su regalo de reyes y ese año tu fuiste el suyo.

1 comentario:

  1. Me ha emocionado, Jose, de verdad...vaya texto precioso, sinceramente, rnhorabuena por esos sentimientos que te honran.
    Feliz año y besos.

    ResponderEliminar