sábado, 2 de abril de 2011

El roce de tu mano

El otro día mientra nos comíamos aquel helado, tu mano rozo la mía un solo momento una milésima de segundo. Y en ese momento ni antes ni después pusiste todos mis pelos de punta y la piel se me puso de gallina, sentí un vértigo enorme. El corazón se me acelero que parecía que se iba a salir de la manera que estaba palpitando. Y me volví a sentir vivo. Sabes acabo de llegar de la Boss, y allí entre empujones no podía parar de pensar en ti, de esa realidad alternativa que nos hace soñar los amores imposibles. Desde ese momento me siento como si estuviera montado en la caída libre, esa atracción de feria que sube muy alto y luego te hace caer de golpe. Porque por mucho que me hagas sentir, que me hagas sonreír, que me hagas sentir vivo. No se me olvida que eres la novia de mi amigo. Y eso me hace sentir culpable de sentir algo por ti; porque me siento como si lo estuviera traicionando por sentir algo de lo que yo no tengo culpa. Así que te apuntare en esa lista de amores imposibles, intentare que tu mano no se roce con la mía que no se note mucho que me gusta que me mires, que me desarmas con una de tus sonrisas.Y sabes soy feliz porque mi amigo tiene la novia mas guapa y dulce del universo y aunque eso hace que nunca tu y yo tengamos nada, aunque haya un día que lo dejes y pasen mil años, seguirás siendo la novia de un amigo. Cuando leas esto solo quiero darte las gracias por aquel helado de menta y palmera de chocolate, por tu sonrisa, por tu simpatía, por hacerme sonreír, por existir, por hacerme sentir vivo.

1 comentario:

  1. Vaya, para una que te gusta, tiene novio, que mala suerte!!!!

    ResponderEliminar